fbpx

Alérgenos Alimentarios: qué son, tipos, iconos y normativa

Alérgenos Alimentarios: qué son, tipos, iconos y normativa

Los alérgenos alimentarios son sustancias presentes en algunos alimentos, que tienen la capacidad de generar una reacción incontrolada en algunos consumidores.

En España, la normativa indica la existencia de 14 alérgenos alimentarios, a quienes se les otorgan símbolos de alérgenos para facilitar su reconocimiento en cualquier envase de producto o carta de restaurante.

Acompáñanos a descubrir cuáles son esos alérgenos alimentarios, qué sucede si consumes alguno de ellos y la normativa que regula la materia en la industria alimentaria.

¿Qué son los alérgenos alimentarios?

Los alérgenos alimentarios son sustancias o componentes de los alimentos que tienen la capacidad de causar reacciones alérgicas en el cuerpo de algunas personas, luego de consumirlas.

Hay personas que pueden sufrir de alergias hacia un alimento o varios, pero no existe una cura que las elimine.

Así que, para evitar emergencias médicas, lo más recomendable es conocer el tipo de alérgeno que afecta, cómo identificarlo y evitar su consumo.

Cuando comemos un alérgeno alimentario ¿Qué pasa en nuestro cuerpo?

Las reacciones alérgicas que se presentan con el consumo de los alérgenos alimentarios se deben a que el cuerpo considera que esos alimentos, o alguno de sus componentes, son elementos dañinos.

Al ingresar en tu aparato digestivo, los anticuerpos comienzan a trabajar y a hacer todo lo posible por eliminarlos del sistema.

Dentro de las acciones que toma el cuerpo para eliminar lo que considera dañino, comienza a liberar sustancias como la histamina, causante de la aparición de los síntomas del cuadro alérgico.

Y, por último, la aparición de estos síntomas enciende las alarmas para que vayas al centro médico más cercano para tratar la reacción alérgica.

En el mundo alimenticio ¿Alergia e intolerancia alimentaria es lo mismo?

Las reacciones por alérgenos alimentarios y la intolerancia alimentaria no son lo mismo, ni se parecen.

La intolerancia alimentaria se presenta cuando el sistema digestivo no logra digerir -por completo o de la manera adecuada- algún alimento o sus componentes.

Aunque la intolerancia alimentaria puede causar incomodidad, no es común que pueda poner en peligro la vida de alguien, al contrario de lo que sucede con las reacciones alérgicas.

Las alergias a los alérgenos alimentarios necesitan ser atendidas al instante. Por esa razón, las personas alérgicas deben llevar antihistamínicos al salir a comer, para controlar la reacción en su fase más leve.

Si el antihistamínico no trae alguna mejora y la reacción empeora, lo mejor es asistir al centro médico más cercano. Asimismo, debes tener a tu alcance una jeringa y una ampolla de epinefrina para aplicar de ser necesario.

Listado de los 14 alérgenos alimentarios existentes

La tabla de los alérgenos contiene el listado de los 14 alérgenos alimentarios reconocidos por la ley. 

Las reacciones alérgicas de cada uno de estos alérgenos alimentarios son distintas al resto, pero tienen la misma prioridad en su tratamiento para evitar alcanzar la anafilaxia.

>  Tipos de envases de plástico para alimentos

Gluten

El gluten es una proteína que forma parte de las semillas de cereales como el trigo, la avena, cebada, espelta o el centeno.

Las personas que presentan reacciones alérgicas al gluten no pueden consumir los productos que indiquen tener gluten o trazas, para evitar reacciones alérgicas que van desde la hinchazón de los labios hasta la asfixia.

Leche y derivados

La leche y sus derivados, como el queso, el yogurt o alimentos procesados que tienen trazas de leche o queso; son los principales alérgenos alimentarios que causan reacciones en niños.

Para evitar una reacción alérgica provocada por este alérgeno, evita comprar o consumir alimentos que contengan polvos de proteína, caseína, suero de leche, hidrolizados o ingredientes con el prefijo “lact”.

Cacahuate o maní

Otro de los alérgenos alimenticios son los cacahuates, de hecho, son causantes de una de las alergias más frecuentes.

Las reacciones alérgicas a los cacahuates o maní también se producen por la contaminación cruzada, por contacto o por la inhalación.

Las personas que reaccionan ante este alérgeno alimenticio tienen probabilidades de ser alérgicas a los frutos secos en general.

Sulfitos

Los sulfitos son alérgenos alimentarios que se presentan en los conservantes.

Estos compuestos químicos del azufre se encuentran, con frecuencia, en productos como patatas congeladas, cervezas, siropes, mermeladas o vinos.

Así que revisa bien los ingredientes de cada producto para asegurarte que es un producto natural y sin conservantes, como los sulfitos.

Huevos

Las reacciones alérgicas a los huevos se presentan como alergia a la yema, clara o ambas. 

Sin importar el tipo de alergia, lo mejor es evitar su consumo de huevos, pues no existe un método preciso para lograr su separación.

Por lo general, el alérgeno alimenticio en los huevos es la albúmina, pero también se encuentran la lecitina, lisozima, ovoalbúmina, globulina, vitelina, livetina, ovomucina o la ovovitelina.

Apio y derivados

El apio como alérgeno alimentario comprende cada una de sus partes, así como en muchas recetas y productos envasados que lo utilizan entre sus ingredientes.

La cocción del apio no implica que dejará de ser un alérgeno, así que es necesario preguntar -al ordenar algún plato en un restaurante- si se utilizó este alimento como ingrediente de la receta.

Moluscos y productos a base de moluscos

Los moluscos como alérgenos alimentarios incluyen a los calamares, mejillones, pulpos, almejas, caracoles, ostras, sepias, bígaros y otras especies.

Entre la reacción alérgica que se produce con el consumo de crustáceos o la de los moluscos, ambas tienen los mismos síntomas, pero la reacción de los moluscos es más leve.

Crustáceos

Los crustáceos engloban las langostas, gambas, bogavante, cangrejos, cigalas, percebes y demás tipos.

Las alergias que se producen al consumir alguno de estos crustáceos se debe a una de las proteínas que contiene: la tropomiosina.

La tropomiosina es resistente al calor, por lo que se conserva en los crustáceos sin importar si están cocidos o no. 

Es por ello que esta proteína puede causar una reacción alérgica con su consumo, al respirar el vapor de la cocción de los crustáceos o con solo entrar en contacto con ellos.

Semillas de sésamo

Otro alérgeno alimentario que se suma a la lista son las semillas de sésamo. Este producto es la base del aceite natural de sésamo y puede estar presente en medicamentos, productos de belleza o en dulces.

>  Consejos para el uso responsable del plástico

Hay que tener cuidado al comprar productos que contengan semillas de sésamo, debido a que dentro de los ingredientes se mencionan como tahini, especias o como un agente saborizante.

Soja y derivados

La soja es un alérgeno alimentario utilizado en la fabricación de aceite vegetal o que es común de encontrar en productos enlatados, como algunas sopas o atún, galletas, carne o cualquier producto que incluya la soja entre sus componentes.

El consumo de la soja o sus derivados puede causar una reacción alérgica leve, por lo que no es común el riesgo de anafilaxia.

No es una alergia común en adultos. Por lo general, aparece en la niñez, pero desaparece con los años.

Altramuces y productos a base de altramuces

El altramuz o lupino es una planta que forma parte de la familia del cacahuate. Esto indica que toda persona que reacciones al alérgeno alimentario del cacahuate, también reaccionará con el altramuz.

La harina de altramuz se utiliza como un sustituto de las harinas que contienen gluten, del aceite, el café o para hacer paté.

Pescados y productos a base de pescado

La alergia a los pescados o los productos a base de pescado es debido a una proteína llamada parvalbúmina. 

Al igual que la tropomiosina de los crustáceos, es resistente al calor. Esto indica que las personas pueden tener reacciones alérgicas al comerlo, respirar el vapor o tener contacto con el pescado.

Además de no consumir las distintas especies de pescados, es importante no ingerir caldos, aceites o harinas de pescado.

Mostaza

Aunque no lo parezca, la mostaza es un alérgeno alimentario y está presente en más productos de los que crees.

La vía más común de sufrir una reacción alérgica por la mostaza es por la ingesta, pero hay personas que han tenido alergia por contacto o inhalación.

Ten cuidado al comprar aliños, aderezos, adobos, salsas o especias. Es un elemento común en estos productos.

Frutos secos

Los frutos secos como alérgeno alimentario incluyen a las nueces, almendras, avellanas, pistachos y anacardos.

Las reacciones alérgicas se producen a través del contacto directo con la piel o la inhalación de partículas que los contengan.

Más que evitar el consumo directo de estos frutos secos, también se deben dejar de lado los aceites elaborados con algún fruto o productos con trazas.

Legislación española sobre los alérgenos alimentarios

La legislación española creó una tabla compuesta por 14 alérgenos alimentarios y cada uno tiene un símbolo que permite identificarlo con facilidad.

En el Real decreto 126/2015 se contempla la Ley de Información Alimentaria.

Esta ley promueve que todo trabajador del sector alimentario se vea en la labor de indicar a los consumidores, de forma clara y explícita, la presencia de alérgenos alimentarios en sus platos o productos.

Además, el texto legal indica cuáles son los símbolos de alérgenos que se utilizan en los envases para alertar a los consumidores y datos obligatorios como la fecha de caducidad.

Si el producto tiene aceites entre sus ingredientes, se debe indicar qué tipo de aceite se está utilizando. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: Envalia Group, S.L.

Propósito: Gestionar las solicitudes realizadas a través del sitio web, enviar comunicaciones comerciales y, en su caso, compras en línea.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Los datos sólo se transmiten a los proveedores que tienen una relación contractual con Monouso.

Derechos: Acceso a, Corrección, cancelación, oposición y otros derechos como se explica en la “Información adicional”.

Información adicional: Puedes encontrar información adicional y detallada sobre la protección de datos en nuestra política de privacidad