Cómo reciclar tarros de cristal

Entre los cientos de empaques diferentes que se utilizan en la industria alimenticia, ninguno como los tarros de cristal.

Tiene grandes cualidades, estéticas y de preservación de nuestros alimentos.

Con tantos tarros de cristal a la mano, y con un mínimo interés en el aprovechar objetos reutilizables, resulta lógico interesarse sobre el reciclaje de botes de cristal.

Una de las mayores ventajas de reutilizar un tarro de cristal, es que luego de su limpieza y esterilización, quedarán como nuevos.

Podéis hacerlo una o otra vez, siempre quedarán como nuevos.

Por otro lado, los usos que podemos darle a un buen tarro de cristal son muy amplios: Conservas, lápices, golosinas, botones, clavos, entre otros materiales se pueden almacenar en tarros de cristal.

Es recomendable esterilizar los tarros sin importar el uso que se le vaya a dar. Será obligatorio si se reutilizarán en la cocina.

Por eso el motivo de esta entrada. Os enseñaremos tres métodos para esterilizar e iniciar el reciclaje de tarros de cristal.

Cómo esterilizar tarros de cristal

Reutilización de tarros de cristal

Lo primero que debéis hacer es eliminar las pegatinas y etiquetas del tarro a reciclar.

Al finalizar ese tratamiento inicial, pasaremos hacer una primera esterilización de tarro.

Este paso es fundamental para eliminar cualquier residuo de alimentos anteriores, posibles bacterias y dejar todo listo para utilizarlos en cualquier momento.

Acá os presentamos tres formas de esterilizar un bote de cristal:

Esterilización con agua hervida

Esterilización con agua hervida

Para emplear este método de esterilización, lo primero que necesitáis es una olla grande y profunda.

La cantidad de agua a utilizar dependerá del tamaño de los botes de cristal que se van a esterilizar. Es agua los debe cubrir completamente.

Con la olla en la cocina, a llama alta, comenzamos a introducir los tarros de cristal.

Colocaremos los botes con las bocas hacia abajo.

Dejad que los vasos hiervan, como mínimo, durante 10 minutos.

Transcurrido el tiempo, se apaga la cocina y se dejan reposar unos minutos. El vidrio estará a una temperatura muy alta.

Cuando podáis manipular los botes sin quemaros, saca todos los tarros del agua y déjalos al aire libre hasta que se sequen.

Esterilizar en el microondas

Esterilizar botes de cristal en microondas

Esta es una novedosa forma de esterilizar tarros de cristal.

Cada tarro no debe poseer etiquetas ni residuos de algún material aluminizado o brillante, puede ser contraproducente meterlos al microondas.

Verificada la posibilidad de utilizarlos en el microondas, se toman los tarros aptos y se llenan hasta la mitad con agua del grifo.

Se introducen los botes llenos de agua en el microondas. Coloca el tiempo necesario para que el agua alcance el punto de ebullición.

Dependiendo de la potencia de vuestro microondas, el proceso de esterilización no debería ser mayor de 10 a 15 minutos.

Cuando se detenga el microondas, no os apresuréis a abrirlo.

Esperamos unos minutos a que se estabilice el agua y descienda un poco la temperatura.

Con las manos protegidas con guantes para cocina, extraemos cada uno de los tarros del microondas.

Desechamos el agua y los dejamos secar -boca abajo- en un paño limpio.

Esterilización de tarros en el horno

Esterilizar en el horno

Si vais a utilizar el tarro para hacer una conserva ácida, como un alimento a la vinagreta, la esterilización en el horno será un proceso ideal.

Se precalienta el horno a 110° C.

Examinamos la integridad de cada tarro y su tapa.

Introducimos los tarros con orden sobre la rejilla del horno. Debéis dejar espacio entre cada bote para que el aire caliente circule sin inconvenientes.

En nuestro caso, utilizamos una bandeja de horno para esterilizar los botes de forma más fácil.

Sin abrir ni ajustar la temperatura, horneamos los tarros durante 15 minutos.

Cuando finalice el tiempo, abrimos el horno y con mucho cuidado, para que descienda la temperatura de los botes.

Extraemos cada bote con las manos protegidas por guantes de cocina.

Debemos dejarlos enfriar completamente antes de utilizarlos.

Sea cual sea el método de esterilización escogido, es recomendable volver a esterilizarlos antes de reutilizarlos para preservar alimentos. Durante el proceso de almacenamiento hasta su uso, pueden haberse contaminado.