fbpx

Códigos de identificación de los plásticos: conoce sus diferencias

Códigos de identificación de los plásticos

Los códigos de identificación de los plásticos fueron creados hace más 30 años para reconocer la materia prima con la que estaban fabricados diversos productos, haciendo más fácil su separación para reciclarlos.

Estos códigos catalogan los diversos tipos de plástico, enumerados desde el 1 al 7, y están representados con el famoso símbolo del reciclaje, pero cada símbolo tiene un color asignado.

Conoce un poco sobre la creación de estos códigos de identificación, los números de código que representan a los diferentes tipos de plástico y cómo se confirma que un plástico pertenece al código correcto.

Códigos de identificación de las resinas de los plásticos

Los códigos de identificación de plásticos fueron creados por la Sociedad de la Industria del Plástico, actual Sociedad Estadounidense de la Industria del Plástico, en 1988.

Esta serie de códigos fueron creados con la finalidad de establecer un control que hiciera más sencillo el proceso de separación de los tipos de plástico, para ser sometidos a un posterior proceso de reciclaje.

Por ese motivo, cualquier envase que haya sido fabricado con alguno de los siete tipos de plásticos que están clasificados en los códigos de identificación, deben tener el símbolo correspondiente.

De esta forma, separar los envases no tomará mucho tiempo a los trabajadores y podrán comenzar el proceso de reciclaje y fabricar nuevos productos para las empresas que los requieran.

Siete códigos de identificación de los plásticos

Los códigos de identificación están pensados para identificar siete tipos de plástico, algunos que son reciclables por completo y otros que tienen componentes tóxicos, por lo que su proceso de reciclaje es más complicado.

Estos tipos, que también son los más contaminantes, son el tereftalato de polietileno, el cloruro de polivinilo, el polipropileno, el polietileno de alta densidad, el polietileno de baja densidad, el poliestireno y otros.

Aprende más sobre cada uno de estos códigos y su aplicación en la fabricación de productos que utilizamos en nuestro día a día.

Polietileno tereftalato

Es el código que está representado con el número uno y de color rojo. Este plástico es de los más utilizados del mercado para fabricar envases para alimentos o para almacenar bebidas.

Tiene numerosas cualidades como ser un material ligero, con un económico coste de transformación, no transmite sabores ni olores a los alimentos, son resistentes y sencillos de reciclar.

>  Recipientes para Sushi: la mejor guía de compra

Cuando este tipo de plástico es reciclado, se utiliza para crear nuevos envases de alimentos o para fabricar artículos; como alfombras, piezas de vehículos o mobiliario.

Según el tipo de empresa, la composición de este plástico puede variar. Algunas utilizan desde un 25% hasta un 65% de plástico reciclado, 20% o 40% de plástico nuevo y 15% de retroalimentación.

Polietileno de alta densidad

Su código es el número dos y el símbolo de reciclaje es de color naranja. Se usa para la elaboración de envases de alimentos o productos de limpieza y bolsas de supermercado o bolsas de basura.

Es un material que no es muy flexible, funciona para ser pigmentado, es manejable, resistente y comienza a tornarse suave al llegar a los 75° C.

Después de cumplir su uso y pasar por el proceso de reciclado, es utilizado para fabricar nuevos envases, macetas, botellas o tubos.

Cloruro de polivinilo

El cloruro de polivinilo está representado por el número tres y un símbolo amarillo.

Por lo general, es un material que no es utilizado para fabricar envases alimenticios y cuyo reciclaje no es común.

Para su fabricación se utilizan múltiples toxinas.

Es un material resistente, es flexible y alcanza un punto de elasticidad cuando es sometido a 80 grados centígrados.

Se utiliza para crear tuberías, cañerías, envases industriales, cables, equipo médico, suelas para zapatos y correas de relojes.

Polietileno de baja densidad

El polietileno de baja densidad es el código número cuatro y está representado con un símbolo de reciclaje verde. Es un material ideal para fabricar envases de comisa y bolsas de cualquier tipo

Es transparente, moldeable, flexible y pierde sus cualidades de fabricación al estar sometido a más de 70 grados centígrados.

Tras su proceso de reciclado se elaboran envases, contenedores de basura, tuberías y baldosas.

Polipropileno

Este material está representado con el número cinco y su símbolo de reciclaje es de color azul. Con el polipropileno se fabrican envases para salsas, equipo médico y tapas.

Es un material que comienza a suavizarse al llegar a los 140 grados centígrados, es transparente, tiene la capacidad de contener solventes químicos y tiene múltiples usos.

Al ser procesado para su reciclaje, se convierte en cepillos, cables, señales, bandejas o materiales para jardinería.

Poliestireno

El poliestireno tiene el código de identificación número seis y su símbolo es de color púrpura.

Este tipo de plástico no es utilizado para los envases o botellas en los que se introduzcan alimentos por su capacidad de soltar toxinas.

Entre sus cualidades destacan su rigidez, es opaco, tiene un bajo coste de producción y se moldea con facilidad al someterse a los 95 grados centígrados.

Se utiliza para fabricar cubertería y vajilla de plástico, los envases de los cosméticos y las cajas de los CD’s.

>  Tipos de envases de plástico para alimentos

Otros tipos de plástico

Este último código está representado por el número siete. A este grupo lo componen materiales como el nylon o el acrilonitrilo butadieno estireno, por lo que sus características varían según el tipo de material.

Por lo general, estos materiales se utilizan para la fabricación de piezas de vehículos, artículos electrónicos, hieleras y gafas de sol.

Procesos para identificar el código según el tipo de plástico

Si llegan envases u objetos plásticos que no cuenten con el código de identificación de la resina plástica con la que fueron elaborados, se someten a pruebas con materiales distintos.

La primera prueba es la del alcohol, en la que si el plástico se hunde es categorizada como polietileno de alta densidad. Si flota, se realiza una nueva prueba con aceite.

Los resultados de la prueba con aceite arrojan que, si el objeto se hunde, se trata de polietileno de baja densidad; mientras que, si el objeto flota, fue fabricado con polipropileno.

Hay otra prueba que es realizada con un cable de cobre que genera una llama de color verde o anaranjada. La llama verde hace referencia de que el material es de cloruro de polivinilo y si es naranja, se practica una prueba con acetona.

Un plástico que reaccione al entrar en contacto con la acetona será clasificado como poliestireno, y en caso de que no exista reacción alguna, hay que realizar una última prueba con ácido sulfúrico.

Al colocar un plástico en contacto con el ácido sulfúrico y se produce una reacción, se está indicando que el material es polietileno tereftalato. En caso de no observar reacción, estará clasificado en el código de “otros”.

Formas de reciclaje de los plásticos codificados

Ante el constante crecimiento de las consecuencias del cambio climático, se ha hecho cada vez más grande la necesidad de reciclar los materiales que tengan la capacidad de dar vida a nuevos objetos.

Dentro de esos materiales se encuentra el plástico, que es uno de los materiales más utilizados por las empresas para almacenar sus productos o crear algunas piezas con ellos.

Cuando se habla de reciclaje de plástico, es importante mencionar dos procesos que se caracterizan por ser los principales.

El primero es el reciclaje mecánico, que consiste en el corte del plástico en piezas del tamaño de granos de arroz, que luego serán procesados para fabricar nuevos objetos.

Y, por último, el reciclaje químico. Este tipo de proceso consiste en la descomposición del plástico utilizando el calor y obtener moléculas sencillas que permitan fabricar nuevos plásticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS

Responsable: Envalia Group, S.L.

Propósito: Gestionar las solicitudes realizadas a través del sitio web, enviar comunicaciones comerciales y, en su caso, compras en línea.

Legitimación: Consentimiento del interesado.

Destinatarios: Los datos sólo se transmiten a los proveedores que tienen una relación contractual con Monouso.

Derechos: Acceso a, Corrección, cancelación, oposición y otros derechos como se explica en la “Información adicional”.

Información adicional: Puedes encontrar información adicional y detallada sobre la protección de datos en nuestra política de privacidad